jueves, 10 de marzo de 2016

Cuando el Miedo te Paraliza










Has tomado una decisión. Te encuentras en un momento de cambio, en un estado de transición incierto. Te sientes inestable, y empieza a apoderarse el pánico poco a poco de ti.

Es normal.






No sé si alguna vez has tenido un ataque de ansiedad, lo primero que te dicen es: no va a pasarte nada, no vas a morir por esto, sé que sientes que te falta el aire pero no te vas a ahogar, tranquilo, se pasa, eso es el máximo, no pasa nada. Y teniendo esto claro, aprendes a afrontar esa ansiedad, o más bien, aprendes de dónde sacar valor y recursos. Después te tocará aprender e implementar toda una serie de técnicas de relajación y hacerte un estudio introspectivo del origen de ese problema para poder descubrir su causa y erradicarla. Pero lo primero, sin duda, es eliminar el pánico. Porque ante el bloqueo no hay acción que seguir, y por lo tanto, tampoco hay oportunidad de mejora.


Con las decisiones críticas nos ocurre lo mismo. 


Precisamente son decisiones críticas porque suponen una ruptura en nuestra vida, un antes y un después, un cambio trascendental, ya sea por motivos externos o internos, eso no importa. Es lo que llamamos una Crisis, de hecho, la palabra Crisis en chino significa "Peligro+Oportunidad"  (Este tema se merece un post a parte, así que no me voy a extender más).


1) Asimilación de la Crisis


 Normalmente, antes de una toma de decisión de esta índole, hay toda una racha (para unos semanas, para otros meses o incluso años) de lo que yo llamo "Asimilación de la Crisis". 


¿Qué es esto? Pues esa sensación de que la vida que has construido hasta ahora no te llena ni te llega, puede que hayas tenido una experiencia que te haya cambiado la vida o simplemente que hayas cambiado tú y tu forma de ver la vida sea distinta. Lo que sabes, es que necesitas algo más, puede que algo diferente...te planteas el sentido de tu vida una y otra vez y siempre acaba esa vocecilla al fondo de tu mente repitiéndote que necesitas cambiar el rumbo de tu vida. Y a cada uno nos aparece esa idea loca que de primeras callamos porque supone poner tu mundo patas arriba, dejar atrás ciertas cosas (trabajo, pareja...) y eso, para nuestro social y limitado cerebro, es una locura.


Ahí está encendida la chispa, el tiempo que tarde en explotar y tomar acción, ya depende de uno mismo. Son decisiones dificiles en las que debes ponderar el impacto en cada área de tu vida y, según tus prioridades, evaluar qué te compensa (también esto se merece un post a parte). Las respuestas sólo las sabes tú. 


Hasta que llega el día en que esa vocecilla crece, tu paciencia se acaba, te informas sobre aquello que realmente quieres y tu valor aumenta.. ¡et voilà!, das el paso.


Esto para mí es el periodo de Asimilación de la Crisis.



2) La Transición


¿Y ahora qué? Como todo en la vida los cambios no se dan de la noche a la mañana, has dado el primer paso, totalmente imprescindible, pero como dijo Jack el Destripador: "Vamos por partes".


Existe por naturaleza humana un tiempo de despedida de esa etapa de tu vida y un tiempo de presentación, descubrimiento y adaptación a esa otra a la que quieres llegar. Es el "Periodo de Transición".


No conozco periodo de transición de cualquier tipo que sea fácil o agradable o esté exento de sufrimiento. 


De la misma forma que mudarte a otra ciudad supone un esfuerzo por tu parte para empezar de cero, conocer gente nueva, adaptarte al sitio, al trabajo que allí tengas y, en resumen, hacerte un hueco en el que te sientas cómodo, en cualquier cambio de vida ocurre lo mismo. Estás saliendo de tu zona de comfort (era de comfort por un motivo), la nueva etapa que te espera es desconocida y distinta y por lo tanto requiere otras habilidades y capacidades de tí, que tendrás que desarrollar. Esto supone con casi total seguridad, que tendras que enfrentarte a esas taras, miedos, inseguridades y defectos que más te caracterizan. Enfrentarte a lo peor de tí.


Es en este punto en el que muchas personas se paralizan y se dejan invadir por el miedo, al fin y al cabo tus mayores inseguridades y miedos se postran ante ti con su mayor intensidad. Pero como siempre, tengo una buena noticia, todo depende del cristal con el que se mire. 


He aquí algunas pautas que espero que te ayuden:


- ¿Qué estoy sintiendo y por qué?

  
"Tengo miedo de estar cometiendo un error al tomar la decisión de dejar mi trabajo para emprender en un blog de X tema", "He dejado a mi novio/a de toda la vida y creo que no voy a encontrar a nadie y que me he equivocado, no estaba tan mal"..

- Identifica que tienes un ataque de pánico ó un bloqueo:


Me explico, retornemos al símil del ataque de ansiedad, si eres capaz de reconocer que estas teniendo un "ataque de pánico" ó un "bloqueo", tendrás mucho camino ganado.

Reconocer emociones negativas como la tristeza,el miedo, el agobio..es más que recomendable, hay que dejar oxígeno y espacio a todo lo que salga de tí porque todo es valioso y todo te avisa de algo (bueno o malo).

Estas asustado y bloqueado. Sé consciente de tu situación actual, pon tus emociones en contexto. Estás atravesando un cambio, estás saliendo de tu zona de comfort, nadie dijo que fuera fácil y que el camino estaría lleno de rosas, cambiar es crecer y crecer no sólo es dificil, sino que a veces duele.


Es más, esto es una oportunidad de mejora, un bloqueo no tiene por qué ser negativo siempre que saquemos aprendizaje de él. ¿Y si por un bloqueo de miedo aprendo a tener más confianza en mi misma?¿Dirías que ese bloqueo ha sido malo para mí porque he sufrido ó pensarías que ha sido necesario en mi vida para prepararme para lo que se avecina?


Bien, hemos identificado el problema, primer paso superado! Y vamos a afrontarlo como lo positivo en oportunidad de mejora que tiene todo reto =).

Lo siguiente es preguntarte a ti mismo (y contestarte con la mayor sinceridad y objetividad posible):


- ¿Por qué estoy siguiendo este camino? 


Todos tenemos uno o varios motivos por los que hemos tomado esa decisión y esto es lo más importante, recuerda los motivos que te han movido a poner tu vida patas arriba y dales la importancia que se merecen!.

 "Quiero conseguir otra forma de vida en la que tenga más tiempo libre y pueda dedicarme a la vez a algo que me gusta", "He dejado a menganita o a fulanito porque ya no lo quería, sólo había costumbre"..
Desarrolla cada idea, con la forma de vida que imaginabas en tu mente.

-¿Qué me hace falta para llegar hasta allí?


"Tengo que aprender sobre blogging y sobre este otro tema del que pretendo escribir, sobre aquella herramienta...", "En vez de centrarme en pensar en el pasado, podría conocer gente nueva y hacer actividades que me gustan y que dejé estancadas en esa relación.." por ejemplo.


Escríbelo, haz un plan de acción, y así podrás ver tu avance con el tiempo. De hecho, incluso en el principio de todo podrás percibir avances si te comparas con la persona de hace un mes o dos.


¿Estás más tranquilo/a? ¿Se fue el pánico? Este es el momento de hacer introspección (como en el ejemplo del ataque de ansiedad)



- ¿Por qué me ha entrado este pánico?


Quizás es un mensaje negativo que te repites constantemente ante nuevos retos o dificultades:"No voy a ser capaz de hacer esto..", "Pero yo que voy a aportar..","Esto es mucho para mi", "No puedo", "No sé.."


Puede ser inseguridad, baja autoestima, falta de confianza, miedo al fracaso, o al qué dirán..Identifica el origen de este sentimiento porque ahí estará el defecto que debes mejorar y ahí es donde deberás poner todos tus esfuerzos. ¡Ahí está la solución!.


Ahora sí que sí, hemos identificado el problema, lo hemos desgranado y hemos planteado una solución.


Sé consciente de que esa sensación que te paraliza y te arrastra hacia atrás es fruto de tus miedos y no es real, y así la próxima vez serás capaz de identificarlo antes y evitarte gran parte del sufrimiento.



3) LA BATALLA COMO ALGO POSITIVO


Trabajar en el crecimiento personal es parte imprescindible del proceso de salir de tu zona de comfort, el mundo de fuera que desconoces requiere ciertas virtudes que el anterior, por ser más cómodo, no te exigía, y de alguna forma estos pequeños obstáculos preparan la base para soportar todo el cambio que se avecina: con sus alegrías y sus penas. Te fortalece.


Y esta es la parte más positiva de todas, para llegar a tu meta personal te hace falta esfuerzo, sudores y sufrimiento, sí, pero de esta batalla saldrá una versión mejorada de ti, más completa y sólida.


¿Por qué no enfocar estos momentos de crisis cómo algo positivo? ¿Como un reto de mejora personal?


Por lo que a partir de ahora, si el miedo empieza a apoderarse de ti, piensa en todo esto... en que es tu tara, que no es real, y que no sólo puedes superarla sino que puedes salir reforzado con ella, y con cada escalón que subas, ponte una gran medalla que te llene de energías para afrontar el siguiente, puesto que lo estás haciendo, estás en ello. TÚ PUEDES.



CONCLUSIÓN



1- Asimilación de la crisis: Afronta,reflexiona y evalúa ese malestar que sientes y toma una decisión para eliminarlo o superarlo.


2- Periodo de Transición: Sé consciente de que te asaltarán dudas, miedos y tendrás que superarte a ti mismo y a esos defectos a los que más temes. Las dudas con respecto a tu proyecto nacerán de ahí, de ti, no del proyecto en sí. Así que sigue las pautas y tira de tus mayores fuerzas y recursos para no caer rendido antes de tiempo!


3- La batalla como algo POSITIVO: Te has superado sólo con tomar la decisión y te superarás en cada paso. Que esa satisfacción sea tu principal feed para dar el siguiente, porque así llegarás donde quieras!


Cambia el chip: el cambio es bueno, las crisis son un telón que te acercan a tus sueños y el esfuerzo contigo mismo a nivel personal es necesario, así que enfrenta cada batalla con fuerzas y sin miedo!



MoniK



miércoles, 9 de marzo de 2016

¡El principio del comienzo!






¿Te planteas cambiar el rumbo de tu vida? ¿Estas a punto de lanzarte al vacío con los miedos y dudas que corresponden?.."no sé si es lo correcto", "no sé si funcionará", "y si estoy tomando la decision equivocada", "y si me arrepiento"..


No es necesario que veas el camino y la meta ya, es más, el camino irá tomando forma con tus pasos, creando desvíos y atajos, te perderás en el buen sentido, explorando, y la meta estará en un punto diferente al que has imaginado con bastante probabilidad.
Deja de planear, hasta donde sé no somos adivinos (todavía), te basta con ver el primer escalón pues sólo este te mostrara el siguiente..

Respira, suspira y vuelve a respirar...pero ya está, después ármate de valor, demuéstrate a ti mism@ que puedes y da el primer paso, sólo el primer paso. EMPIEZA.

Paso a paso se sube una montaña. No importa si haces paradas, si dudas o tiemblas, porque es normal, forma parte del proceso, sino sudas no creces. Lo importante es recordarte y repetirte una y otra vez a donde quieres llegar, por qué estás ahí y no en cualquier otro lugar. Y si te asalta el pánico pregúntate: "Bien, y si no es esto ¿que hago? y ¿para qué?"

Esa es la clave, nos planteamos cientos de decisiones a lo largo de un solo día sin dedicarle la atención necesaria, pues es grano a grano como se construye tu estilo de vida, ¿te haría sentir mejor A ó B?.

Tu timón es "Donde estoy, donde quiero ir y como puedo llegar".



Siendo sincero contigo mismo no hay viaje que pueda fracasar, ya que si no hay éxito, te habrás respondido una pregunta importante y aprenderás, mejorarás. Ningún chichón es en vano, todos tienen un significado.

Un día un jefe me dijo: "No siempre el objetivo es hacerlo perfecto. Tú hazlo, como sea, y el siguiente será mejor". Y me dí cuenta entonces de que llevaba razón, de que cuando empiezas no es un 100 o nada..y es precisamente por esta razón, por la que empezar es un concepto lleno de fuerza y valor. 

Porque empiezas con lo que tienes, con la cuarta parte de lo que llegarás a ser, y siendo consciente y también esto lo hace más bello, empiezas desde abajo con perspectivas de seguir avanzando y siendo mejor, ¿qué mejor motivación?.

Así que te animo desde estas letras a encontrar la inspiración para seguir tu voz interior. ¿Necesitas cambiar?¿Se hace cada vez más fuerte esa idea que estaba de fondo en tu mente?¿Sientes esa urgencia de romper con todo ya?¿Te encuentras en un momento en que la única opción es cambiar y apostar para poder avanzar?

Avanza, Da el primer paso, Sube el primer escalón, Empieza, Salta. ¡CAMBIA!


MoniK