domingo, 28 de febrero de 2016

Cuando la única opción es saltar





Esa excitante sensación de estar al borde de un precipicio..como si acabaras de llegar corriendo y conseguir frenar en el último momento.

Hiperventilas, tus fosas nasales se expanden a su máximo e inspiran hasta temblar, hasta el punto de convertir cada respiración en un jadeo en el que derrochas todas tus fuerzas, pero da igual porque no existe aire suficiente para saciar tus pulmones; tu corazón se desboca y el sudor corre por tu frente y tus manos sin consultar.

Y ni te consultan porque ahí no piensas, porque tu mente te ha secuestrado, imponiendo que ahora no mandas tú, que ella sabe lo que hace...porque si analizas,como siempre haces, mueres...literal o figuradamente, pero mueres. Te marchitas. Pierdes.

Esa es la puerta al cambio...esa es la preparación de cada poro de tu piel para la maratón que le sigue a la explosión. Es lo que precede a la explosión.

Y tú paralizado... Sientes que has perdido el control,¿ pero sabes qué?
Lo cierto es que es todo lo contrario... ¿has oído hablar de la ola que se retrae antes del tsunami?

No lo pierdes, no es más que la última prueba, el último aviso... las campanas,los redobles..de que el control va a ser tuyo,porque entonces te dirigiras sólo tú.


"Al borde del abismo, la única opción es saltar"



MoniK


jueves, 25 de febrero de 2016

VOLVER A VERME - Etapa 1 :El primer aliento #3




VOLVER A VERME


- Etapa 1: El primer aliento -





Capitulo III



Algo borroso se acercaba y no conseguía sacar las fuerzas suficientes para pedir auxilio o chillar de miedo, pero en cuanto vio sus ojos le dio un vuelco el corazón. Era un simple niño.
Y de repente un peso de varias toneladas, de esos que nacen de dentro y ahogan más que una soga al cuello, se fue expandiendo por cada poro de su piel que hasta ahora ni sentía, aplastante, asfixiante, mortífero.

"He tocado fondo" -se dijo a si misma cono una sentencia final. 

Es curioso dado el estado en el que estaba, que el fondo no lo hubiera tocado antes, pero el ser humano se rige por emociones y cada cual marcan involuntariamente sus ritmos y límites. 

La mirada de ese niño fue un cuchillo clavado y revuelto en el alma. No le importaba descuidarse, torturarse de mil maneras ni pagar las consecuencias de sus impulsos. Porque sufría ella, ella sola y nadie más, y a estas alturas el dolor no era suficiente para despertarla de este trance en el que estaba.
¿Has oído alguna vez eso de que sólo te puede doler una cosa en cada momento? No dos, no tres, UNA. Y su dolor eclipsaba cualquier extremo al que llevara a su pobre cuerpo maltratado y por ende a su mente.

Pero esto era demasiado. No era vergüenza, sino pura culpabilidad. 

"Es un niño…sólo es un niño" - su subconsciente la seguía torturando, supongo que por dos razones: porque veía una pequeña luz al final del túnel, un atisbo de esperanza para abrir los ojos y sacarla de allí; y por vicio, por costumbre. Esa era su línea, esa era su tara, ésta había sido su perdición.  

Su mirada clavada y aterrorizada la bloqueó. Le debía una explicación, mil disculpas...por deber le debía una mente de nueva pura. Sin prejuicios, sin traumas. Sentía que había roto algo, una parte de otra persona… una grieta en un papel blanco.

Era sólo un niño.

Diría que consiguió hacer de tripas corazón y sacó fuerzas de algún lugar recóndito para actuar pero lo cierto es que no pudo. Su mente estaba totalmente desconectada de su cuerpo.

Fue Eric el que por un impulso no aprendido en ningún sitio se acercó, sacó un pañuelo y comenzó a limpiarle la espuma de la boca y la suciedad de la cara. Suavemente, con el respeto que acaricias un frágil tesoro. Sin mediar palabra, sin mostrar expresión alguna en su rostro, sólo concentrado, sus actos no juzgaban.

Ella permaneció inmóvil, incluso más inmóvil se diría, sin respirar de la emoción. Mirando a Eric como si fuera algún tipo de ángel que no se merecía. Lloraba por dentro, pero esta vez eran “lágrimas” sanadoras.
Solía llorar de rabia, impotencia, de un odio creado y aglomerado imposible de desmarañar, tras las cuales permanecía igual de paralizada que antes, sin avanzar. Pero esta vez era distinto, esta vez se derrumbaba mientras ese gran nudo de odio y rabia se deshacía con sus lágrimas. Era, por fin, el “no puedo más”.

Ese doloroso y necesario “no puedo más con esta actitud, con este sentimiento, con esta forma de pensar… con este bucle que he creado dentro de la jaula en el que yo sola me he encerrado”, ese “¿cómo he llegado hasta aquí?”.


Y mientras Eric le limpiaba con delicadeza la suciedad de su piel, su alma de alguna forma también supuraba.



MoniK


martes, 23 de febrero de 2016

Naturaleza Viva









Brisa cambiante que cambias tu rumbo
cada vez que el sol te da alcance,
que escondes con el movimiento
cada pensamiento que pueda juzgarse.

Susurro del norte,que emigras para encontrarte
alcanzas tu destino
y respiras ilusionado nuevos aires,
esperas llenarlos con la voz que te define
ansías completarlo con lo que sabes.

En la búsqueda de un nuevo color,
topaste con el reflejo de una brisa
que corriendo se escondió al mirarte.
Tú no la juzgaste, ni te acercaste,
no la asustaste...
sólo la miraste y sólo tu gélida sonrisa,
susurro del norte,
pudo congelarla un instante,
suficiente para conocer el nuevo color
que mantenía en vela tus
 noches.

Cuando la brisa te devolvió la sonrisa
tú huiste,susurro del norte,
acongojado por el descubrimiento
arrinconado por una mano dispuesta a acompañarte.

Tú,agradable viaje, voz en off de esta historia,
escenario en el que todos juegan a vivir,
que te diviertes con cada viajante..
cerraste la puerta al segundo 
y mostraste la salida a la primera,
pues la brisa cálida,aunque insegura,
era capaz de congelarse..y sin dejar de ser ella.


MoniK

domingo, 21 de febrero de 2016

Sé el cambio, sé Tú






¿Sabes que creo? Creo que todo es un cuento, que estamos viviendo la vida que otros nos han impuesto por su bien, por supuesto, no por el nuestro. Para que ellos puedan realizar sus metas, que con toda seguridad serán menos benévolas que cualquiera de las nuestras.

Otros que ni siquiera son mejor que tú.


Y no hablo de política, sino de esos peces gordos montados en el dolar y en las monedas de varios países que desde el backstage manejan a su antojo como Dios.


Y ahora te pregunto a la vez que me cuestiono a mí misma, ¿es realmente una locura salirse de lo común? (Entiéndase en cualquier contexto que no incluya dañar a nadie).


¿Es una locura dejarlo todo para irte a la conchinchina a explorar, conocerse, descubrir?¿Es una locura rendirse a lo incierto de la aventura? ¿Ser blogger, dejar tu carrera para sumergirte en el mundo social de las ONG's, dedicarse a escribir, a pintar,cultivar,fotografiar, bailar...o cualquiera de las formas existentes de expresión humana?


Porque no sé tú, pero yo aquí no veo una locura, sólo tener el coraje suficiente para asumir riesgos por ti. Apostar por tus deseos. ¿Lo mereces tú menos que ellos?


No sé en qué momento ni con qué motivo lo auténtico ha perdido valor hasta el punto de considerarse ridículo, pero tampoco me importa, porque no lo he decidido yo.

Y dentro de lo que mi sentido común me cuenta, la vida que uno quiere llevar la decide uno mismo y eso incluye la responsabilidad de implementarla. Con más o menos inseguridades y miedos pero sin "peros", porque impedimentos los que tú quieras pero motivación también.

Y es que dentro de todo esto hay una parte positiva que lamento mostrarte: esta es la era de la generación perdida y la generación perdida, como tal, dispone del espacio suficiente como para encontrarse sola, a su manera, con sus prioridades y preferencias.


En este punto donde nos encontramos, ¿No es lógico e incluso sano salirse de lo establecido y crear tendencias y nuevos caminos?


¿Acaso no está el mundo expectante ante ese tan esperado giro de 180°?






Entonces, no es malo, sólo atípico en un mundo donde lo normal apesta por todos sus poros. Donde lo preestablecido es cubrirse las espaldas a costa de dejar descubiertas las de el resto, e incluso en numerosas ocasiones perjudicarlos a sabiendas.

 Donde el riesgo se anula a base de dejar atrás la humanidad de la que cada persona es dotada por el mero hecho de ser un ser humano.

¿Eres de los que quieres seguir girando en la misma noria ó de los que quiere y necesita ser ese cambio que quiere ver en el mundo?


Animo al impulso y al valor de cambiar desde dentro...o mas bien de mostrar y expresar desde lo que realmente tenemos dentro...hazlo por ti, y que el cambio de fuera venga, si quiere, cuando quiera.




MoniK





viernes, 19 de febrero de 2016

Reflexiones sobre Ser y Estar




Hace no mucho tiempo que estoy intentando aplicar todo un conjunto de conceptos a mi vida, conceptos distintos que caen dentro del mismo saco: 

1- Ser consciente del momento presente (el famoso mindfulness)

2- Pensamiento lateral 
3- Fluir 


Cada uno de estos conceptos se merece un post independiente, pero creo que es interesante ver el conjunto, pues como otros muchos aspectos en la vida, no es una sola cosa la que marca la diferencia, sino la perfecta armonía de varias que actúan simultáneamente. Como suele decirse el secreto está en la masa, pero en esta ocasión no hay una receta única ni unas proporciones más perfectas que las tuyas. 


He pretendido adaptar ciertos ingredientes a mí, pero este no pretende ser un post universal  para mostrar "la clave de la felicidad", ni las "5 formas de tal" ó las "10 maneras de conseguir pascual". Es sólo y simplemente mi reflexión, mis ideas..con las que quizás podáis crear vuestra propia receta, si os atrae esta filosofía.


1- Ser consciente del momento presente


Para ser sincera nunca había reparado en la importancia del significado de "Consciencia".

Consciencia es agudizar todos tus sentidos y concentrarte en las respuestas que éstos perciben.
Consciencia es sentarse a disfrutar de la función. Es una sesión de spa con masaje para tu mente y por ende tu cuerpo.

Parece simple, una perogrullada de las típicas que se suelen subestimar. 

Pero dime, ¿Cuánto tiempo a lo largo de un sólo día eres totalmente consciente, todo tú, de una situación? Es más, si lo intentas,¿cuántos pensamientos diversos pasan por tu mente distrayéndote y ausentándote?

La navaja de Ockham, simplicidad para inteligentes.


Pueden ser detalles,situaciones intensas ó situaciones tan banales como disfrutar de un café en la mañana y ser consciente de cómo tus manos se calientan y caldean con ellas el resto de tu cuerpo, o cómo percibes el olor de ese café y la sensación que produce en tí,..sin pensar,sin contaminar el momento. Un momento perfecto.


Ser consciente conlleva dejar ir los pensamientos que llegan a tu cabeza...no despreciarlos ni revolverlos, simplemente reconocerlos y dejarlos pasar con respeto sin mediar en ellos, como si fueran personas desconocidas que te cruzas por la calle. Están ahí, pero cruzan tu camino sin perturbarte.


Siente para conocerte y disfrutarte por dentro y conocer y disfrutar lo de fuera.


Obviamente lleva todo un ejercicio de concentración que va en contra de la filosofía de vida actual multitarea y precipitada. Tampoco es ir contracorriente, es pararse mientras el mundo sigue corriendo y tomarse el tiempo necesario para saborear lo que te rodea. Es pausarse. 


Y tú dirás: " ¿Pausarse?...si tengo que..me falta tiempo para...tic tac tic tac tic tac.."


Y yo te diré: A mi el tiempo no me importa. Porque el tiempo no es oro, lo que es oro, es la energía.


Sí, la energía de la que dispones, no digo cada día, sino en cada momento, y la energía que empleas en cada situación de tu vida. Puedes aplicar mucha energía en pocos minutos y pasar 5 horas y emplear la cuarta parte mientras te atosigas, organizas...y un largo etc. 


Administra tu energía para gestionar tu tiempo. Frena para llegar antes a la meta. Simplifica para crecer. Aprende a estar dónde estás, porque al fin y al cabo estás aquí, ni más delante ni más atrás.


Simplicidad para inteligentes.



2- Pensamiento lateral


La consciencia lleva al pensamiento lateral: expándete horizontalmente.


Esto es, no pienses en el futuro, en el minuto siguiente...ya que estás en el momento presente, EXPLÓRALO!


Impresiona lo que este concepto, de nuevo tan simple, puede llegar a enriquecer: otras opciones, otros caminos, ciertos vicios que restan, otros complementos que suman...


Abre tu mente. Juega y piérdete en el ahora. 

Crece a lo horizontal como el árbol que expande sus raíces.


3- Fluir


Estás consciente en el momento presente, te has expandido por él y, ¿ahora qué?


Sigue andando, conserva ese estado y fluye, como el agua. 


En mi opinión no hay elemento más simple, rico, fastuoso, poderoso y bello que éste, y desde aquí me declaro fan ciega y absoluta.






Sé exactamente como el agua: 


Adáptate al envase, adáptate a tu camino

Sé apacible pero enérgico, moldeable pero fuerte
Sé calmado, sé agitado
Sé transparente, sé turbio
Permítete gotear, llover, diluviar, granizar, nevar... expresarte en todas tus formas
Permitete ser un mar, un río, un charco..una gota..tú decides qué y cuánto poner de ti
Regula cuando enfriar y cuando calentar
Sé puro, limpia a tu paso, sanea..
Refleja y brilla con el sol...


Sé Único.


Sé tú en el camino. En tu equilibrio. 


Fluye.





MoniK

miércoles, 17 de febrero de 2016

VOLVER A VERME - Etapa 1: El primer aliento #2









VOLVER A VERME

- Etapa 1: El primer aliento - 




CAPITULO II
Era un día soleado, alegre y cálido de un sábado de octubre. Eric estaba ayudando a su madre a colocar la compra, miró el reloj y su madre cómplice del gesto le dijo un simple:

- Venga, puedes irte ya.

 El niño la miró con los ojos brillantes y una sonrisa propia de ningún adulto y salió corriendo a la calle a jugar a la plaza como cada sábado, sus amigos lo esperaban sorteando los equipos para jugar un partido de fútbol. 

Tenían 7 años y no sabían jugar, pero habían decidido montar una liguilla entre ellos porque los mayores hacían eso, así que en alguna parte de sus mentes, ahí residía una de las claves del éxito.
Era el primer partido de esta famosa liguilla y no sabían ni por dónde empezar. Los dos líderes se proclamaron y se vieron proclamados a elegir equipo aleatoriamente. Eric llegó tarde y se unió al grupo de su amigo Daniel.

Daniel y Eric eran como siameses, y aunque no eran los más populares, pasaban desapercibido, lo cual ambos agradecían porque ninguno de los dos sobresalían ni para bien ni para mal en ningún aspecto y pretendían mantenerse así. Habían visto con sus propios ojos lo que significaba destacar en su clase y llegaban siempre a la conclusión de que no se lo desearían a nadie, su pequeña cabecita había elegido ser mediocre a esa corta edad, más allá de sus posibilidades.

Jugaron un partido en el que sólo se metió un gol y terminaron exhaustos tirados en la tierra y con la orgullosa sensación de haber conseguido algo grande.

Estaba anocheciendo, eran sólo las siete de la tarde pero parecía que la noche profunda estaba llegando ya. A uno de los más intrépidos se le ocurrió la genial idea de retar a los niños del barrio del este a competir contra ellos con la absoluta certeza de que tras ese nivel ganarían. Todos se negaron inseguros.

El barrio del este era el peor barrio del pueblo, conocido por sus bandas y los aprendices a delincuentes. Tenía la peculiaridad de que cada integrante por pequeño que fuera disponía de una navaja completísima y custodiada como si se tratase del más preciado tesoro.

En el barrio vivían los del grupo B de su colegio. Ellos componían el grupo A y siempre había piques entre ellos, cual norte y sur, o agua y fuego.

Todos se negaron pero el líder habló y todos lo siguieron resignados sin considerar otra opción. Ser mediocre tiene este inconveniente, pero compensa.

Al llegar todos tragaron saliva y contuvieron el impulso cuerdo de recular y volver corriendo a casa.
El barrio era lúgubre, oscuro, sucio, y los pocos que se encontraban allí dejaron a un lado sus actividades para contemplarles en silencio, no estaban acostumbrados a recibir visitas. Era realmente inquietante.

El aire viciado penetraba en los pulmones con un sabor a almizcle y humo de distintas clases. "Esto deberá ser el infierno", pensó Eric.
Uno de los matones de sólo 15 años de edad se acercó a ellos, que se paralizaron cual imagen congelada en una fotografía, con tambores resonando por dentro y unos sudores fríos empapándoles el cuerpo. Acongojados.

- ¿Qué queréis?

* "Sólo hemos venido a buscar a Víctor" - Consiguió balbucear el líder con aparente tranquilidad para nada real. Aun así, el matón le mantuvo la mirada sin decir palabra y el pequeño, débil y nervioso añadió - "Es nuestro compañero de clase", delatando su amedrentamiento. 

Sólo entonces el matón sonrió: "Es mi hermano, ven conmigo, pero sólo tú, el resto no os mováis de aquí".
El chico se alejó de sus amigos como si cumpliera una sentencia, y sus amigos no se atrevían ni a tragar saliva, ni a respirar…había algo en el ambiente que les mantenía en estado de alerta.

Lo vieron alejarse en silencio hasta desaparecer sin articular palabra alguna. Y ante ese amenazante silencio, Eric escuchó un ruido extraño, ¿un gemido, un gruñido quizás? No supo reconocer si provenía de una persona o un animal, pero ninguno de sus amigos se percató de este sonido, sumergidos en el pánico y la alerta. Y tal y como no pudo evitar escucharlo, tampoco pudo evitar acercarse a curiosear, a pesar de que todos sus sentidos y voces interiores le gritaban que era peligroso.

Sin pensarlo se separó del grupo sigilosamente y siguió ese sonido gutural y arrítmico que cada vez se escuchaba más fuerte, más intenso, lleno de amargura.
Cruzó una calle sucia y estrecha, dobló a la derecha y siguió caminando lentamente. Resultó ser un callejón sin salida y el fondo estaba repleto de cubos de basura. Apenas podía respirar. Y no por el fuerte hedor amargo e irrespirable que se desprendía, pues se encontraba tan sumamente abstraído que ni siquiera su cuerpo era consciente de eso. Estaba alerta como el ciervo que escapa por la sabana del león, a nivel biológico sólo respondía para huir o atacar. No, no podía respirar por el miedo que le invadía y paralizaba.

Volvió a escuchar un gruñido y balbuceante consiguió articula un: ¿hola?
El gruñido se hizo más fuerte y desesperado e instintivamente Eric comenzó a buscar entre la basura el origen de éste.
Y ahí la encontró. Una mujer moribunda, mugrienta, casi desnuda, con la boca llena de espuma y los ojos entreabiertos en un gran esfuerzo, gemía y gruñía sin cesar en una llamada de auxilio. 

Y ahí estaba él, sin entender nada, perplejo ante ese esperpento de imagen, paralizado mientras ella le clavaba los ojos rogando ayuda.
MoniK

sábado, 6 de febrero de 2016

VOLVER A VERME - Etapa 1: El primer aliento #1




Hoy presento un proyecto en el que estoy comenzando, espero que os guste ó al menos que os transmita algo. Iré posteando capítulos a modo de "libro online" y os animo a comentar con total libertad, cualquier ayuda u opinión será bienvenida!




VOLVER A VERME

- Etapa 1: El primer aliento -





CAPITULO I


- No quiero más.
* Esfuérzate un poco.
- No, he dicho que no. 
* Lo único que quieres es irte. En eso si que te esfuerzas.
- Muy listo, no defraudas. Ahora pregúntate por qué.

Cogió su bolso medio vacío, una fina rebeca para combatir el frío invierno y se fue. Ni siquiera sonó la puerta ni se escucharon gritos como otras veces, se fue con la indiferencia propia de una mente ya muerta.

Se despertó tiritando en el suelo de un callejón sucio que no supo reconocer. Sola. Abandonada sólo por ella misma. Ni siquiera sabía distinguir si ese olor inaguantable y descompuesto venía de ella o del aire que respiraba. Sintió la boca seca e intentó hablar pero apenas consiguió emitir un gruñido. Intentó mover las manos, tantear el terreno como un soldado recién herido, pero tampoco recibió respuesta alguna de su cuerpo, así que se quedó un rato inmóvil, inerte… Hasta que una sacudida recorrió su cuerpo, vomitó y se quedó dormida, por llamarlo de alguna forma.

MoniK